Spa, una moda con tradición

8 de noviembre, 2011

La hidroterapia y el deporte siempre han ido de la mano, pero desde hace unos años los spa están de moda en la ciudad, aunque los beneficios de la hidroterapia son bien conocidos desde hace muchos siglos.

Hay muchas similitudes entre la historia de la hidroterapia y la historia del deporte.

Como el resto de los procedimientos antiguos, la hidroterapia es una técnica que se remonta a nuestros antepasados. Hititas, griegos, romanos, egipcios y muchos ya otros dejan escritos sobre los beneficios de la hidroterapia. Si alguien ha podido pasear por las antiguas termas de Caracalla, situadas en Roma, habrá podido captar de la magnificencia e importancia que se daba a los locales destinados a la salud por el agua, o spa, como nos gusta llamarlo ahora , donde se desarrollaban las diferentes técnicas de hidroterapia, haciendo especial hincapié en la combinación de frío y calor que ha llegado a nuestros días como la llamada técnica de baños de contraste.

Es Galeno quien, ya antes de Cristo, explica la importancia de esta técnica milenaria y la combinación con una buena dieta y el ejercicio físico.

Posteriormente él, no se vuelve a tener conocimiento de esta combinación hasta Vinzenz Priesnitz, que promulga la importancia del ejercicio físico. Durante la edad media, la hidroterapia, así como las prácticas deportivas, quedan relevadas a un segundo plano, ya que el culto no es el cuerpo, sino el alma, y ​​tan sólo se conservan las prácticas hidroterápicas en la cultura arábiga, que por suerte llega directamente a nuestra Península.

Es con la figura de Winterniz que se fundamentan las bases científicas, con más de doscientas publicaciones sobre la materia. Pero, hasta entonces, sólo se habla de manera pasiva sobre la hidroterapia. Con la Primera Guerra Mundial, se desarrollará la fisioterapia y, por extensión, la hidrocinesiterapia como medida para tratar los heridos de guerra. Será Guttman quien encabece esta nueva corriente.

Finalmente, a los noventa aparece el último gran boom del agua con la entrada del concepto wellness o cultura del bienestar.

Beneficios de la hidroterapia
Los beneficios de la hidroterapia son muchos. Todos hemos oído hablar de las ganancias físicos que ofrece el ejercicio en el agua, pero hay que destacar los beneficios psicológicos que nos puede aportar por sí sola.

Es interesante destacar, entre todos estos, el relajamiento del sistema nervioso central y periférico, que produce sensación de relajación en el cuerpo y en la mente, la sensación de placer producida sobre el cuerpo, sea a través del juego en el uso de diferentes temperaturas o bien la estimulación mediante estímulos mecánicos, tales como rayos y burbujas de aire o agua, incluso el uso de diferentes esencias, que da lugar a una sensación de bienestar total. Si nos fijamos, en la sociedad actual, donde la falta de tiempo y el estrés imperan, es fácil recomendar la práctica de esta técnica milenaria.

Spa o baños termales urbanos
Donde podemos disfrutar de esta desconexión física y mental? Un buen lugar es el spa o baños termales urbanos. Pero, ¿qué es exactamente lo que nos ofrece el spa? Se trata de un centro donde el agua con la que se trabaja es de tipo potable o natural; no estamos hablando de aguas mineromedicinales, ni de mar, que serían las propiedades químicas que ofrece el agua. Se juega, pues, con las propiedades térmicas y físicas del agua. Además, se cuidan otros aspectos como la iluminación, la música, los olores y la combinación con otras técnicas de relajación (como masajes o tratamientos de belleza), todos dirigidos a estimular los sentidos y las experiencias de descanso y desconexión. Es importante, sin embargo, destacar que no es obligatorio la existencia de un servicio médico.

Por tanto, no es extraño que en la actualidad se continúe haciendo uso de un centro que ya tuvo su gran boom a la edad antigua, pero que ofrece una buena respuesta a nuestro ritmo de vida actual.

Los centros deportivos municipales que gestiona y cogestiona la Fundación Claror en Barcelona, ​​Claridad, Sagrada Familia, Marítimo y Can Caralleu y el Deportivo de Llinars del Vallès, disponen de una zona spa con piscinas de hidromasaje y con un amplio catálogo de servicios de salud. De entre estos, el CEM Marítimo es, además, el único centro de talasoterapia de la ciudad de Barcelona que ofrece circuitos lúdicos, relajantes y descontracturantes en sus piscinas, cuatro de las cuales disponen de agua de mar.

añadir la revista a las RSS

Utilizamos cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y su uso de nuestra web. En caso de continuar navegando por esta web entenderemos que acepta el uso de estos dispositivos. Más información: Política de Cookies

GTranslate