Fisioterapia infantil y ejercicio físico

Sara Ortiz

30 de enero, 2020

El acompañamiento de un profesional especializado en fisioterapia infantil puede ayudar a prevenir y mejorar todo tipo de lesiones en la práctica deportiva de niños y jóvenes, fundamental para el desarrollo integral de las personas.

Hay una fuerte relación entre nuestro nivel de salud y la práctica de ejercicio físico acompañada de una buena nutrición. Aún así, se calcula que el 23% de los adultos y el 80% de los adolescentes no son suficientemente activos físicamente, y que la tasa de obesidad en España ronda el 40% en la población infantil.
Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), para establecer unas buenas pautas de salud es importante iniciarlas desde la primera infancia (de 0 a 6 años) e ir modificando y adaptando a medida de las necesidades crecientes del niño.
También es importante la correcta realización de este ejercicio físico para prevenir lesiones, por lo que se recomienda trabajar con un profesional de la fisioterapia infantil que puede asesorar a las pautas del entrenamiento previo a la práctica deportiva.

Beneficios del ejercicio físico

Primera infancia: de 0 a 6 años

En la primera infancia las pautas se basan principalmente en un estilo de vida no sedentario, buenas pautas de sueño y mejora de la actividad física del niño. Estas pautas aportan beneficios a la salud física y mental, previenen de la obesidad y las enfermedades asociadas, y en general, mejoran el bienestar de los niños. Con el fin de incidir sobre estos beneficios se recomienda:
· Reemplazar las restricciones posturales (cochecito, sofá, sillas ...) por pautas de juego activo, con diferentes opciones de interacción contextuales dadas por los cuidadores.
· Favorecer un sueño que sea de buena calidad.
· Crear un ambiente que promueva el desarrollo intelectual desde el afecto.

En niños y jóvenes

Se recomienda comenzar a realizar ejercicio físico después de haber cumplido los 6 años, entienden como tal la actividad física planificada, repetitiva y realizada con el objetivo de mantener o mejorar la condición física.
Una pauta recomendada es realizar entre 2 y 3 días de ejercicio físico a la semana, de intensidad entre moderada y vigorosa, de 75 a 150 minutos en total, combinados con un estilo de vida activo: jugar en el patio a actividades deportivas, devolver en casa caminando o haciendo deporte, jugar en el exterior, ayudar a las tareas del hogar y subir en las escaleras en vez de tomar el ascensor. Es suficiente practicar durante 20 minutos al día para mantenernos sanos y saludables.
El seguimiento de estas pautas durante la infancia, adolescencia y juventud se ha relacionado con la menor necesidad de atención hospitalaria (relacionadas con el cáncer, enfermedades cardíacas y respiratorias), mayor supervivencia y menor riesgo de mortalidad cardiovascular durante la vida adulta.

Impacto sobre los cuerpo humano

El impacto del ejercicio físico aeróbico sobre los diversos sistemas del cuerpo humano se puede resumir de la siguiente manera:
sistema respiratorio
· Aumenta un 5-6% de la capacidad respiratoria, con mayor transporte de oxígeno a los pulmones y calidad en la ventilación pulmonar.
· Produce modificaciones y adaptaciones para maximizar la eficacia del sistema respiratorio.
sistema cardiovascular
· Normaliza la tensión arterial y el volumen sanguíneo.
· Aumenta la capacidad de adaptación y de resistencia vascular.
Sistema músculo-esquelético
· Mejora la perfusión muscular, incrementa la resistencia y la recuperación muscular durante y después del ejercicio.
· Provoca adaptaciones estructurales y funcionales en las fibras musculares para adaptarse a este cambio, la fuerza muscular.
· Las cargas intensas inducen a un crecimiento neto del tejido conectivo involucrado y mantiene el grosor apropiado del cartílago.
sistema nervioso
· Mejora la coordinación intramuscular, intermuscular y el reclutamiento de las fibras nerviosas y musculares, la sincronización de unidades motrices, una correcta coactivación de la musculatura y la inhibición recíproca durante la contracción muscular.
· Mejora sobre los mecanismos de avance y adaptación postural.
· Mejora de los estímulos sensoriales y propiocepción, y de los centros encefálicos que se encargan del control postural y del movimiento.
psique
Mayor capacidad de recuperación durante los esfuerzos psíquicos y mayor bienestar emocional.
También se recomienda la realización de ejercicio físico adaptado de manera periódica en aquella población con enfermedades crónicas como: la obesidad, la dislipemia, la diabetes tipo II y la hipertensión en la población infantil los que se beneficiarían de los mismos enriquecimientos.

La fisioterapia infantil en la prevención de lesiones

L 'acompañamiento de un profesional especializado en fisioterapia infantil puede ayudar a prevenir y mejorar todo tipo de lesiones en la práctica deportiva de niños y jóvenes.
Un ejercicio físico mal realizado puede causar un déficit de fuerza, una falta de control neuromuscular y coordinación, una baja capacidad de resistencia, un incremento de lesiones previas y una mala rehabilitación. El mantenimiento de esfuerzos motrices prolongados ya altas intensidades en las mismas estructuras músculo-esqueléticas, pueden incrementar el riesgo de lesión un 61% en las extremidades si no se toman medidas preventivas.
Con el fin de prevenir las lesiones mencionadas anteriormente se aconseja trabajar en programas de ejercicios de resistencia, los cuales se ha demostrado que permiten incrementar la fuerza muscular, Mediante un incremento de las habilidades motrices gruesas, la coordinación de la unión neuromuscular con las fibras musculares, incrementando la recaudación de estas fibras musculares. Los estudios sobre este método también muestran una relación positiva sobre los resultados en el ejercicio físico, la salud ósea y la autoestima. Estos ejercicios mezclan los aprendizajes motrices en posiciones básicas con los estiramientos previos a la realización del ejercicio físico.
Los ejercicios de flexibilización ayudan a mejorar la carga sobre los cartílagos, aumentando la nutrición de la superficie articular, mejorando la calidad del tejido en los ligamentos y las fascias, incrementando la solicitación de diferentes unidades musculares.
Laentrenamiento de la resistencia regula el desarrollo y la marca deportiva, y promueve los efectos sobre las diversas estructuras hasta llegar a la vida adulta. También tienen un gran impacto, sobre todo si se realizan el periodo prepuberal, por la gran proliferación neuronal del sistema nervioso central y su maduración.
La realización de estos ejercicios nos pueden servir para rehabilitar y prerehabilitar todo tipo de practicantes.
Sigue leyendo ...

el autor

Sara Ortiz

Fisioterapeuta

Licenciada en fisioterapia y especialista en Fisioterapia pediátrica UIC)

más información

añadir la revista a las RSS

Utilizamos cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y su uso de nuestra web. En caso de continuar navegando por esta web entenderemos que acepta el uso de estos dispositivos. Más información: Política de Cookies

GTranslate