Sabías que tienes un montón de alternativas al azúcar blanco?

Olga Amado

3 de junio, 2020

De azúcar siempre hemos comido. De hecho, el sabor dulce del azúcar nos acompaña prácticamente desde la infancia, pero desgraciadamente nos hemos mimado. La transformación vertiginosa de la sociedad donde vivimos y los cambios en las costumbres alimentarias, junto con una industria alimentaria feroz, han colaborado de forma exagerada.

Actualmente encontramos azúcar a gran cantidad de productos alimenticios procesados ​​y es que todo el mundo sabe, que ya desde la antigüedad, una manera de conservar los alimentos y también de hacerlos más sabrosos es utilizando el azúcar. Por tanto, el problema no sólo radica en el azúcar de adición, que también, sino en el conjunto de nuestra dieta. Ahora que tenemos suficiente perspectiva, estudios científicos alertan de los efectos negativos que estos excesos tienen sobre nuestra salud.
Efectos adversos del azúcar
1. Aparición de caries
2. Alteración del sistema nervioso sobre todo en niños
3. Promueve la desmineralización de los huesos
4. Favorece un estado acidificante y los trastornos inflamatorios que se relacionan con enfermedades como el cáncer
5. Alteración del estado inmunitario favoreciendo las infecciones por cándidas o parásitos
6. Aumento de peso con todo lo que conlleva
Como una cerilla
El azúcar es sacarosa en estado puro, un carbohidrato sencillo que se metaboliza rápidamente y pasa al torrente sanguíneo. Aporta energía inmediata, para que nos entendamos, sería como una cerilla que tan rápidamente como se enciende igualmente apaga. Por lo tanto, funcionar a base de esta energía no es factible.
Así pues, viendo sus efectos, parece lógico sustituirlo por otros azúcares o endulzantes pero recuerde que poco haremos si solo es este nuestro punto de actuación. ¿Qué alternativas hay? Son lo que prometen? Hacemos un repaso para averiguar quién es quién en el mundo de los azúcares y endulzantes.
Azúcar moreno o integral o de caña
No deja de ser una versión menos refinada del tradicional azúcar blanco, pobre en nutrientes y en muchas ocasiones no deja de ser el mismo azúcar blanquilla ligeramente teñido por decirlo de algún modo.
Panela o rapadura
De color más oscuro que el anterior, también su gusto y aroma es más potente. Es el auténtico azúcar sin refinar. De uso más extendido hasta ahora en Sudamérica que aquí, la panela se obtiene del jarabe de la caña de azúcar madura. Su composición no engaña, sacarosa, glucosa y fructosa pero también minerales ya que no está sometida a procesos de refinamiento como la anterior.
Azúcar de coco
El coco es un superalimento por sus propiedades nutritivas y muy recomendable para deportistas. Es un azúcar de origen natural que aporta energía, pero también vitaminas, minerales, algunos ácidos grasos y fibra. El azúcar que aporta el coco tiene un bajo índice glucémico, un buen aliado a la hora de hacer ejercicio porque no eleva la glucemia rápidamente.
Concentrado de manzana
Es propio de los países nórdicos y se obtiene cocinando la manzana a baja temperatura lentamente. Aporta básicamente fructosa, el azúcar de las frutas y algunos otros nutrientes a pesar que en el proceso de cocción gran parte de los nutrientes de la manzana se pierden.
miel
La miel es básicamente un alimento rico en dos azúcares, fructosa y glucosa, también contiene vitaminas, minerales, fibra y algunas proteínas. Desde la antigüedad se ha utilizado para endulzar y para curar enfermedades ya que tiene diferentes usos terapéuticos. Las mieles que han sido sometidas a procesos industriales pierden en gran medida estas propiedades, por lo tanto se recomienda la miel cruda.
Melazas de cereales
Están de moda, se obtienen someten a cereales como la cebada o el arroz a procesos de fermentación. Son endulzantes naturales, de sabor suave, nutritivamente interesantes y de fácil digestión.
Jarabe de agave
Es otro endulzante natural que se obtiene del corazón de un cactus llamado Maguey. Su uso ya era popular entre aztecas e incas ya que tiene propiedad interesantes sobre el organismo. Entre fogones, es apreciado porque es poco fuerte de sabor y de color. Contiene fructoligosacáridos, prebióticos que refuerzan la flora intestinal y no provoca caries.
En presentaciones comerciales muy elaboradas lo que contienen es básicamente fructosa y, por tanto, hay que tener cuidado con lo que se compra. Como el azúcar de coco tiene bajo índice glucémico, sin embargo, las personas con diabetes no pueden abusar.
Sirope de arce
Como el anterior, es de origen natural, y se elabora a partir de la savia del arce. Estos árboles que se encuentran básicamente en los bosques de Canadá y Norteamérica. Su proceso de elaboración es laborioso ya desde la recogida de la savia, esto hace que al final existan en el mercado diferentes jarabes de diversas calidades, habiéndolos algunos donde el concentrado final es muy pobre en nutrientes y la mayor parte es fructosa. No es un jarabe apto para diabéticos.
estevia
Endulzante natural no calórico que se obtiene a partir de una planta del Amazonas. Es mucho más dulce que el azúcar blanco y en cambio no eleva tanto el azúcar en sangre. Es una buena opción para diabéticos y para aquellas personas que les gusta el sabor dulce y están sometidas a dietas para perder peso. Debido a su auge, han aparecido en el mercado un número elevado de productos que bajo el nombre de estevia el contenido real del producto es muy pobre y la mayoría contienen glucósidos de esteviol.
fructosa
Se trata de la fructosa que se vende como endulzante de adición. Este azúcar no es nada recomendable porque tiene tendencia a acumularse. Su consumo elevado fomenta trastornos metabólicos entre ellos la obesidad.
edulcorantes sintéticos
Son sustancias que se utilizan para endulzar los alimentos de origen artificial. Tienen un potente sabor dulce muchas veces un poco peculiar sin calorías por ello son aptos para diabéticos y para aquellos que les gusta el sabor dulce pero no quieren engordar. Los encontramos en la mayoría de productos light, en zumos de frutas comerciales, a las golosinas o chicles, galletas, productos de bollería industrial e incluso como excipiente a los medicamentos. No están exentos de controversia en cuanto a sus efectos nocivos sobre el organismo. Importante no exceder en el consumo diario recomendado. Algunos de ellos son el acesulfamo, el aspartamo, el ciclamato monosódico, la sacarina o los polioles como el sorbitol, xilitol o manitol. Estos últimos, que fácilmente los podemos encontrar en chicles o caramelos, pueden causar molestias intestinales y gases.

el autor

Olga Amado

Responsable Área de salud del Deportivo de Llinars

Licenciada en medicina y cirugía (UAB). Especialista en Medicina de la Actividad Física y el Deporte (UB). Master en Nutrición y Alimentación (UB).

más información

añadir la revista a las RSS

Utilizamos cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y su uso de nuestra web. En caso de continuar navegando por esta web entenderemos que acepta el uso de estos dispositivos. Más información: Política de Cookies

GTranslate