Adolescentes y deporte

Juanjo Zabala

5 de septiembre, 2018

En 2009, sólo el 50,5% de los jóvenes menores de 16 años practicaban regularmente deporte. Hoy, lo hace más del 72%, pero hay que seguir implicándonos en el fomento de la actividad física entre nuestros jóvenes, con especial atención con las chicas.

Hace pocos meses se han publicado los resultados de la encuesta de hábitos deportivos en la ciudad de Barcelona, ​​en un informe que presenta datos muy positivos. Si el 2013 sólo el 55,6% de la población de la ciudad manifestaba practicar de manera habitual algún deporte, el 2017 este dato sube hasta el 71,6%. Por otra parte, el informe de hábitos deportivos de los escolares de Cataluña del año 2016, presenta unos datos prácticamente similares: el 72,8% de la población escolar de Cataluña practican menos una vez por semana actividad físico.
Por lo tanto, si contrastamos los índices de práctica deportiva en niños y jóvenes con los de adultos, podemos concluir que en los últimos años la curva de abandono deportivo se ha reducido de manera muy sustancial, y que, aunque todavía hay trabajo por hacer, vamos por el buen camino.

¿Cuáles son los elementos más sensibles en la continuidad en la práctica deportiva entre niños y jóvenes?
Estos informes nos dan algunas pistas interesantes.

Para empezar, hay que decir que la práctica deactividad física entre chicas (68%) sigue siendo inferior a la de los chicos (78%), y por tanto las familias y profesionales del deporte debemos seguir trabajando intensamente en el fomento de la actividad física entre el colectivo femenino. La falta de visibilidad de las deportistas de alto nivel femeninas es sin lugar a dudas una de las razones y, como no habrá un cambio en el ámbito mediático en los próximos años, es imprescindible que los padres y madres tomamos la iniciativa dando a conocer el deporte femenino entre nuestros niños y jóvenes.

Otro aspecto clave es el cambio de ciclo educativo, Observándose un descenso de la práctica en el paso de Primaria (80%) a Secundaria (71%). En este sentido, hay que la actividad física se entienda como una práctica necesaria e igual de importante como la escuela, los idiomas ..., y no meramente suplementaria o de recreo. Hay diferentes estudios que han relacionado el rendimiento académico con la práctica de actividad física (Haapala, 2018; Owen, 2018; Maureira, 2014 ...), sin entrar ya con los enormes beneficios que la actividad física aporta para la salud de nuestros jóvenes. Si los padres y madres entendemos esto, seremos capaces de fomentar la actividad física con el mismo valor que los propios estudios.

Un dato importantísimo en relación al fomento de la actividad física entre niños y jóvenes es la propia práctica de los familiares. De cada 100 niños y jóvenes que realizan deporte, casi 78 de ellos tienen un entorno familiar activo que también practica alguna actividad físico. Por el contrario, en el caso de aquellos que no practican, este dato baja hasta el 60 de cada 100. Los números no dejan lugar a dudas: si queremos que nuestras hijas e hijos tengan un estilo de vida activo es muy importante que antes lo tengamos nosotros. Una curiosidad: los hermanos son el principal factor influyente en la adquisición de los hábitos deportivos.

Por último, es imprescindible que los niños y jóvenes disfruten con lo que hacen. A pesar de ser una obviedad, algunas veces las madres y padres nos olvidamos y no actuamos en coherencia con esta máxima. Ser totalmente conscientes significa preguntar después del partido "Te lo has pasado bien?", En vez de "¿Ha ganado?", O decir antes de la competición "Disfruta esforzándote" en vez de "A ver si ganan". Los modelos deportivos que tenemos están apoyados siempre en la competición y el logro de éxitos deportivos, y esto hace que sin darnos cuenta replicamos estos modelos en la práctica de nuestros jóvenes.

En resumen ...
-Hay seguir implicándonos en el fomento de la actividad física entre nuestros jóvenes, con especial atención con las chicas
-hay que tener cuidado de los cambios de etapa educativa, integrando la práctica deportiva como algo vinculado a la salud y el rendimiento cognitivo.
-Es que el entorno familiar sea coherente con una vida activa y el fomento del disfrute de la actividad.

En 2009, sólo el 50,5% de los jóvenes menores de 16 años practicaban regularmente deporte. Hoy, lo hace más del 72%.
Seguimos?

el autor

Juanjo Zabala

Director Operativo del Claror Marítim

Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (UI1). Diplomado en Magisterio de Educación Física (URLL). Master en Gestión Económica de Centros Deportivos (UB).

más información

añadir la revista a las RSS

Utilizamos cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y su uso de nuestra web. En caso de continuar navegando por esta web entenderemos que acepta el uso de estos dispositivos. Más información: Política de Cookies

GTranslate